domingo, 6 de abril de 2008

PARDILLA (CERCETA):


De todas las cercetas la menos conocida y que con frecuencia pasa desapercibida o se confunde con la hembra de otra especie es la Cerceta Pardilla (Marmaronetta angustirostris). Ambos sexos tienen el plumaje pardo grisáceo o marrón claro cubierto, sobre todo en el dorso y flancos, de manchas blanquecinas o blanco crema muy marcadas y que le dan aspecto marmóreo. Estas manchas también se extienden por todo el cuerpo, pero son más pequeñas y menos marcadas, sobre todo en el pecho y parte posterior. La cabeza es parda rayada y en el píleo y extendiéndose hacia la nuca las plumas están ligeramente abultadas y forman una a modo de cresta que le dan cuando las eriza, un aspecto de cabezona, situación favorecida por el cuello largo y delgado. Los machos tienen más prominente esta cresta y este detalle es el único distintivo exterior entre los dos sexos. La garganta y mejillas son muy pálidas lo mismo que las partes inferiores. Las alas carecen de espejuelo, aunque podía decirse que las plumas secundarias forman en su lugar una mancha rectangular muy clara, pardo amarillenta y en la que se adivinan ligeros matices de verde y azul, pero solamente si el pato es cogido en la mano. El pico negruzco es más largo que en las otras cercetas y las patas son pardo grisáceas. El iris no se aprecia sobre la mancha oscura muy conspicua que nace casi en la base del pico, atraviesa los ojos y haciendo una curva llega hasta la nuca.
Las cercetas pardillas jóvenes son parecidas a las adultas, pero el plumaje ofrece un menor contraste y las manchas blancas del dorso son menos visibles y muchas veces se difuminan en el conjunto. Los adultos en eclipse solamente se distinguen por colorido más apagado, pero en la práctica puede decirse que no lo hay.

No se ha determinado bien la alimentación de este pato, pero por los lugares que frecuenta y lo poco que se conoce, la materia vegetal, semillas, brotes, hojas, etc. constituyen la mayor parte de su dieta, aunque de la misma no deben estar ausentes los insectos, sobre todo larvas, gusanos, libélulas, escarabajos acuáticos, moluscos, pequeños crustáceos, ranas y renacuajos.

La Cerceta Pardilla es un pato tipicamente mediterráneo que ocupa localmente pequeñas zonas distribuidas a lo largo de toda la cuenca de este mar y llega hasta los mares interiores siberianos Caspio y Aral, donde parece ser muy abundante, y parte sudoccidental asiática. También se reproduce en el norte de Africa desde Marruecos hasta Egipto. La población ibérica es escasa y siempre sujeta a fluctuaciones notables en su densidad. La población más importante del Mediterráneo occidental puede ser todavía la de las Marismas del Guadalquivir, aunque se está extendiendo este pato por el Levante español y La Mancha, donde ya no es tan esporádico.

No hay comentarios: